¿Por qué Toyota está haciendo un “llamado” para cambiar los airbags en algunos modelos?

Mucho ruido se ha hecho con este Recall, el cual se considera la revisión más grande de la historia automotriz y aun no se soluciona completamente. En este artículo vamos a adentrarnos en ese mundo, conociendo todo lo relacionado con este problema y por qué es importante que los propietarios tomen conciencia del llamado para revisar su vehículo y hacer el cambio de los airbags completamente gratis.  Para ello vamos a entender que es un airbag, como funciona, y cuál fue la causa del problema. Si usted quiere saber todo esto y más lea este artículo hasta el final y seguro que va a aprender mucho.

Empecemos por el principio.

¿Qué es un airbag?

Los airbags son un sistema de seguridad pasivo que consiste en una bolsa de aire de tela elástica, ubicados en puntos estratégicos del vehículo, los cuales se activan en cuestión de segundos en caso de colisión, con la intención de mitigar el impacto y reducir la gravedad de posibles lesiones que puedan sufrir el conductor y sus acompañantes.

Así funcionan los airbags

La razón por la que se infla es debido a un compuesto químico llamado azida sódica (NaN3).  Además de la azida, los airgabs llevan nitrato de potasio y dióxido de silicio. Cuando la azida de sodio arde, se forma una mezcla de nitrógeno gaseoso y sodio. Este reacciona con el nitrato de potasio y se origina más nitrógeno. Cuando el vehículo tiene un impacto por encima de los 15Km/h, se activa un sensor que produce una chispa de unos 300 grados, que genera una reacción química explosiva controlada, que además está protegida por un polímero de alta resistencia. El gas resultante de la explosión es el que infla la bolsa. Todo este proceso ocurre en apenas 20-30 milisegundos, lo que dura un pestañeo.

La historia del problema

La empresa donde se originó el problema era un fabricante de japón llamada TAKATA, se fundó en 1933, era uno de los mayores proveedores mundiales de bolsas de aire, de hecho, era la numero 2. Fue acusada de haber ocultado durante años la existencia de un defecto importante en sus dispositivos y responsable de cerca de 40 muertes y más de 200 heridos. El problema se hizo tan grande que se declaró en bancarrota en junio 2017, con 46.000 empleados 56 fábricas en 21 países. Su quiebra es la mayor de la historia para un fabricante japonés.

El escándalo empezó en 2007 cuando Honda su mayor cliente, reportó tres casos en lo que explotaron las bolsas, además de un incidente anterior en 2004. Honda ha sido el fabricante que se ha enfrentado a un mayor número de reclamaciones, cerca de 20 muertes se han producido en vehículos de la firma nipona solo en EEUU. Takata fue acusada de comercializar bolsas de aire defectuosas.

Tras la investigación se determinó que, a partir del 2000, se habían instalado 100 millones de bolsas defectuosas en vehículos Honda, GM, Chrysler, BMW, Ford, Subaru, Mazda, Daimler, Mitsubishi, Nissan, Tesla, Ferrari, Fiat, Toyota y Lexus prácticamente las principales marcas del mundo.

EL Problema

El problema se inicia cuando, en la década de los 90s, Takata comenzó a buscar alternativas a la Azida de Sodio, con la excusa de que el compuesto podría liberar gases tóxicos cuando se desplegaban los Airbags. En un primer paso, los ingenieros de la compañía substituyeron la Azida de Sodio por un compuesto llamado Tetrazol (CH2N4). Pero el Tetrazol, a pesar de ser menos tóxico que la Azida de Sodio, resultó ser más caro.

Finalmente, Takata desarrolló un propulsor con Nitrato de Amonio (NH4NO3), más comúnmente utilizado como fertilizante; sin acompañarlo de un agente desecante, una combinación que le impide absorber la humedad. Parte del peligro del Nitrato de Amonio se encuentra en la capacidad del compuesto para la transición a través de diferentes estados sólidos debido a cambios de temperatura, presión o humedad. Los ciclos de temperatura que experimenta un coche a lo largo de los días, especialmente en las zonas más cálidas y húmedaspuede ser suficiente para causar que el compuesto cambie entre estos estados cristalinos, haciéndose más inestable.

El Nitrato de Amonio «No debe ser utilizado en las bolsas de aire. Pero es barato, increíblemente barato.» según el experto en explosivos Paul Worseytold de la Universidad de Missouri de Ciencia y Tecnología.

¿Qué hacemos en Toyota?

Toyota ha tenido la dicha de no contar con ningún accidente, y para evitar que eso llegase a suceder, se ha hecho un llamado a unos 2 millones de vehículos en el mundo, para sustituir los airbags. Y aunque parezca mentira, la gente aun cuando se le explica el riesgo que se corre, muchos no acuden al llamado, a sabiendas de que de no hacerlo están corriendo un grave peligro y poniendo en riesgo la vida de sus ocupantes.

Ing. Miguel Molano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.